jueves, 24 de septiembre de 2009

Al Pacto Municipal por el Agua sólo le falta la firma .

Martes, 22 de septiembre de 2009

www.daimiel.org.- “Está en el horno, a punto de salir”. Así se expresaba Alberto Celis, miembro del colectivo ciudadano Movimiento por Las Tablas y el Guadiana (MXTG). Los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento han acordado un borrador del inminente Pacto Municipal por el Agua, el Acuífero 23 y Las Tablas de Daimiel. En la reunión celebrada la tarde del lunes en la casa consistorial el alcalde José Díaz del campo como regidor y representante del PSOE, los populares Leopoldo Sierra y Gregorio Díaz del Campo, y el edil de Izquierda Unida Galo Sánchez Bermejo cerraron los flecos de un texto que articulará la unión de la administración local a la hora de luchar contra la escasez del agua y la protección del entorno natural. El último aspecto por cerrar era precisamente el bloque relacionado con el trabajo político común supeditado a una mesa de trabajo cuya misión será custodiar y vigilar el cumplimiento de los otros tres bloques del Pacto. Como señalaba Celis, “el Pacto no acaba aquí, ahora hay que hacerlo efectivo”.

Lo siguiente será pasar a limpio el borrador para que cada representante político lo eleve a sus compañeros de partido a fin de obtener el visto bueno, “como sana medida democrática que además reforzaría el acuerdo”, subrayaba Celis. Obtenidos los respectivos beneplácitos en las sedes del PSOE, PP e IU, se espera que la firma del Pacto se celebre antes de final de año

Definición del Pacto

Además del apartado referente al trabajo político común, emerge como clave el bloque sobre información, divulgación y sensibilización de la ciudadanía. En este punto se trata, entre otros objetivos, de fomentar las saludables prácticas medio ambientales, intercambiar datos sobre el estado de las cosas y auspiciar la transparencia de la administración, teniendo el ayuntamiento la responsabilidad de apuntar en cada momento las medidas que se van a tomar en relación con la esencia del Pacto. En definitiva, plantear de manera abierta qué se está haciendo o se pretende acometer para combatir los problemas relacionados con el agua o el futuro de Las Tablas de Daimiel.

El tercer bloque entronca con el anterior. Más allá de la divulgación y concienciación vecinal de la situación hídrica se pretende que desde el consistorio se fomente y habiliten medidas para el uso racional del agua.

El cuarto y último bloque se adentra en el terreno de la reivindicación. Para ello hay que asumir que las administraciones locales carecen de potestad a la hora de, por ejemplo, adoptar iniciativas directamente relacionadas con el uso y control de las extracciones del acuífero 23, de la gestión del Parque Nacional o del cuidado de los cauces y riberas cuya competencia está asumida por la Confederación hidrográfica del Guadiana. Sin embargo, señala MXTG, sí está en el cometido de los políticos daimieleños “presionar, exigir o demandar que se adopten ciertas medidas, caso de un plan de ordenación de extracciones para que la gente que se dedica al campo sean los primeros en ser tenidos en cuenta o reivindicar programas de restauración de cauces de ríos y sus riberas”.

Valoración de MXTG

Según Alberto Celis, “en líneas generales era factible que el pacto fuese asumido por los grupos políticos, que el ayuntamiento se pusiera a la cabeza de la demanda de agua y de soluciones para Las Tablas”. “No obstante –continuaba- al principio las posiciones eran más distantes y vaticinaban un acuerdo complicado”. “Al final –concluía- han cedido, han sido generosos y se ha llegado a un consenso que mantiene el espíritu inicial de nuestras propuestas, empezando porque el ayuntamiento ha de ser el primero en abrir y despejar los caminos que resuelvan la problemática del agua”.

La próxima aspiración es que, firmado el pacto y echado a andar, a corto plazo puedan sumarse a la mesa de trabajo otros colectivos ajenos a los políticos. En cualquier caso, sólo con este paso se constata, como subrayaba Celis que “Daimiel se moja y se pone a la cabeza de los municipios que descansan sobre el acuífero 23”. En unas semanas punto y seguido para un proyecto que se inició hace ahora un año cuando MXTG lanzó tres invitaciones al diálogo, los tres grupos políticos emprendieron el camino.